viernes, 4 de septiembre de 2009

4 de septiembre de 2009 (29+3 semanas)

Ufff cuánto tiempo sin decir nada por aquí!!! no tengo perdón, porque mi idea era contar a menudo lo que sentía en el embarazo... En fin, intentaré resumir lo que hemos vivido en este mes y medio.

El mes de agosto ha sido cortísimo, no sé si por las vacaciones, por el viaje a Huelva, por los estudios o qué. Me siento un poco triste viendo cómo pasa el tiempo de rápido. No sabes, hijo, cuanto te echaré de menos ahí adentro. Cuando te mueves, me siento muy felizzzz! además, algo realmente anecdótico: cuando pienso en ti me da sed jejeje. Así que, claro, no dejo de beber y hacer pipí.

Es estupendo poder decir que todo evoluciona tan bien. Tanto tu salud como la mía están al cien por cien y por eso creo que el calendario corre demasiado deprisa. El gine, Enrique, me ha dicho que disfrute del embarazo y es lo que trato de hacer, recoger en mi mente para siempre esta sensación de paz y de felicidad.

En cuanto a Xavi, decir que está pasando una temporada un poco mala. No para y empieza a mostrar expresiones de nervios y rabietas incontenibles. No se le puede decir nada sin que se enfade, llore, patalee e, incluso, responda de malas maneras. Nosotros tratamos de canalizar su ira y de no ser ni demasiado duros ni blandos, pero cuesta la misma vida. Yo me siento un poco mal, porque con lo pesada que me voy encontrando cada vez tengo menos ganas de lidiar con este tipo de reacciones. Le miro y siento pena al pensar que todo sea fruto de la novedad que tú supones en nuestras vidas. Hemos hecho lo posible para que no se sienta desplazado, pero es inevitable que note cercano el día en que tenga que compartir su trono. Le quiero tanto que no paro de besarle y achucharle, como si necesitara transmitirle la tranquilidad de que siempre seré su mami.

Por otro lado, quería contarte que casi tenemos todas las cositas para ti. La habitación ha quedado preciosa. No vas a dormir ahi, pero me hace ilusión que tengas al menos tu rincón personalizado donde bañarte y cambiarte. Al principio, dormirás en nuestra habitación y, cuando pases a tu camita, lo harás en la habitación de Xavi. Papá te ha pintado la cunita y la cómoda de lima y turquesa. Tus cositas están lavadas y guardadas. Y ya sólo nos faltas tú! pero no tengas prisa, que aún te necesito conmigo. Te amo, bebé.