sábado, 3 de octubre de 2009

3 de octubre de 2009 (33+4 semanas)

Miedo momentáneamente superado! jejeje. Después de un par de semanas de amargamiento por el tema del miedo al parto, parece que mi mente me ha dado un respiro. O quizá simplemente era el momento oportuno para cada cosa. Me he ido mentalizando de que en la normalidad está el punto medio, en el pensar que todo lo que va a ir ocurriendo en las próximas semanas es lo normal y que todo conduce a ti. Ya no me apena que llegue el momento y empiezo a ansiarlo día a día. Me da la impresión que, de las embarazadas que conozco, siempre me toca ser la última en parir y que eso me hace superar mejor ese ataque hormonal de miedo al dolor. Veo las caritas de los demás bebés y me entran unas ganas enormes de conocerte por fin.

Ahora estoy en pleno síndrome del nido. Creo que voy a volver loco a papá con tanto ajetreo. Y es que no soporto que a estas alturas falten cosas para recibirte. Esta misma tarde he empezado a preparar la maleta para el hospital y no sabes las veces que me he parado a repasar cada cosa y a tocar tu ropita como si estuvieras en ella... Ay que ñoña estoy!!!

Por lo demás, decir que me encuentro fenomenal, ágil y con muchas ganas de hacer cosas. Sobre todo los días en que más me muevo, porque así paso mejor noche y parece que no me afecten las molestias de las ingles y la espalda.

El próximo martes tengo cita con el gine y la eco de las 34 semanas. Probablemente sea de las últimas veces que te vea en una pantalla, así que aprovecharé para mirarte mucho mucho. Aunque eres tan bueno que no me has dado de momento ningún sustillo. Será porque te mueves tanto y con tanta energía que es imposible preocuparse por tu bienestar.

Bueno, mi niño, hasta muy prontito. Crece feliz y sanito, que yo te cuido.