miércoles, 11 de marzo de 2009

11 de marzo de 2009

Esta semana está siendo tremendamente especial. La noticia de que estás en camino ha sido una inyección fortísima de energía positiva en casa y parece que las cosas van cambiando para mejor. Además, tu madrina, Ainhoa, me ha llamado para decirme que va a tener un bebé, un amiguito para ti. Qué casualidad! váis a ser de la misma quinta :)!

Para mi es increible poder compartir esta maravillosa experiencia con mi mejor amiga, poder contarnos cómo nos va, nuestros síntomas, nuestras emociones... Estas hormonas que me tienen emocionada todo el día...

He tenido un día de tregua con los síntomas, pero lejos de alegrarme por ello, me ha dado miedo. Es como si necesitara esas molestias para cerciorarme de que sigues ahí, de que no te perderé. Será posible que ya te quiera tanto??? No quiero que pase rápido, tal vez sea un poco rara, pero es que siento la necesidad de saborear este momento, de que seas parte de mi y no nos separemos nunca.

Por otro lado, me siento un poco culpable, porque veo a Xavi y me doy cuenta de las cosas que nos perdimos por motivos idiotas. Sin embargo, el amor que siento por él es tan especial y único que sólo con un abrazo y un millón de besos cada noche antes de dormir, me hace sentir la mejor madre del mundo. Y es que es tan especial, tan lleno de vida y tan sabio... Hoy ha venido y me ha dado un besito en la barriguita y me ha transmitido tanta ternura y tanta cercanía que he sentido como si él también estuviese latiendo dentro de mi, como tú.

Estoy segura de que seréis excelentes hermanos y que siempre seréis un apoyo el uno para el otro. Ayer Xavi decía que te cuidaría y que nunca os pelearíais :p y papá y yo nos miramos con cara de diversión a la vez que de sorpresa por lo mucho que entiende nuestro chiquitito grande.

Todos comentan que estoy muy guapa, que seguro que eres una nena, pero yo creo que eres otro nene. Realmente no me importa, mientras estés bien ahí dentro del nidito de mami. Si fueras una niña, entonces te llamaremos Judith y, si eres un niño, de momento hemos elegido Erik, pero está por decidir. Qué ganas de poderte llamar por tu nombre! Y aunque el blog lo escriba en español, te voy a hablar desde el principio en inglés. A ver papá cómo se las apaña jejeje.

Bueno, te dejo por hoy, que sino mañana no tendré nada que contarte. Mil besos, mi granito de arroz.