lunes, 9 de marzo de 2009

Voilà!

Parece que cuando uno menos se lo espera, llega su recompensa. Después de tres ciclos de tratamiento sin éxito, llega el cuarto y, con él, la realización de mi sueño más dulce: el segundo embarazo.

Del tratamiento poco puedo decir, más que darle las gracias por traerme esta oportunidad que espero llegue a buen puerto. Pasé pocos efectos secundarios, sobre todo en los últimos intentos. Apenas recuerdo algún malestar y más acné del normal, así como un ligero aumento en la intensidad del síndrome premenstrual.

Los dos primeros meses tomé 75 mg, es decir, pastilla y media. En los dos últimos tomé dos pastillas. Y con esa dosis conseguí mi positivo.

A partir de ahora, este blog va a cambiar un poquito y se va a convertir en un homenaje a mis seres queridos, desde mi lentejita hasta mi niño precioso. Aquí empieza la aventura de repetir maternidad.